SERVICIOS DEL VIAJE  

 

    - Visita a Comunidades Mayas en Chichicastenango.
    - Visita a las Abuelas y Abuelos Mayas en Chichicastenango.
    - Posible visita en su casa a Don Alejandro Cirilo Pérez Oxlaj. Solo si se encuentra en Guatemala.
    - City Tour por Antigua.
    - Excursión en Quiriguá.
    - Día entero en Livingston. Con tiempo para bañarse en el Golfo de Honduras.
    - Visita Nocturna a la Zona Arqueológica de Tikal.
    - Excursión diurna en la Zona Arqueológica de Tikal.
    - Excursión en la Zona Arqueológica de Palenque.
    - Excursión a Tonina. La pirámide más alta de México.
    - Visita a Las Cascadas de Aguas Azules.
    - Cena buffet en el Hotel Misión Palenque.
    - Tiempo libre en la playa del Golfo de México.
    - Excursión en la Zona Arqueológica de Uxmal.
    - Espectáculo de Luz y Sonido en Uxmal.
    - Visita a la zona arqueológica de Chichén Itzá. Una de las 7 Maravillas del Mundo.
    - Tres noches y tres días en Tulum con Media Pensión. Mar del Caribe.
    - City Tour por Cancún de camino a su Aeropuerto Internacional.

 

 

Incluye:  

    - Vuelo de Buenos Aires a Guatemala y regreso desde Cancún con Avianca. (Solo para argentinos).
    - Todos los traslados terrestres en buses privados de primera línea.
    - Todos los Hoteles son 3 Estrellas Superior y 4 Estrellas en Base Doble y con Desayuno Buffet.
    - Todos los City Tours, Excursiones y actividades programadas.
    - Las Meditaciones, Talleres, Ceremonias y Sanaciones que realizaremos.
    - Ingreso a todos los Centros Arqueológicos.
    - Todos los desayunos buffet del viaje.
    - Las cenas buffet destacadas en el dossier con INCLUIDA.
    - Guía cultural y turístico en todas las zonas arqueológicas.
    - Guía Espiritual en todo el viaje. Sacerdotisa Maya Naj Kin.
    - Organización y Coordinación Permanente.
    - Dossier de viaje.

 

 

No incluye:  
    - Traslado Aéreo a Guatemala y regreso desde Cancún a tu país. (Solo para no residentes argentinos).
    - Impuestos aéreos a saber el día de la emisión. Aproximadamente U$S 170.- (Cambio al dólar oficial).
    - Ningún alimento excepto todos los desayunos buffet y las cenas buffet marcadas con INCLUIDA.
    - Propinas para choferes, guías turísticos, meseras y botones. U$D 25.-
    - Lectura del Alma con Naj Kin. U$D 50.-
 
   
Datos de interés:  

    - Guatemala: 7,50 Quetzales=1 Dólar   |   México: 15 Pesos Mexicanos=1 Dólar.
    - Debes llevar solo ropa de verano. Temperatura promedio durante todo el viaje 30º.
    - Traje de baño, y solo ropa cómoda, nada de vestir. Buenas zapatillas de trekking.
    - La corriente eléctrica en todo el viaje es de 110 voltios. El tipo de enchufe que se utiliza es el tipo A.

 

 

LA PRIMERA PROFECÍA MAYA. EL SOLSTICIO DEL 2012  
   Los Mayas son considerados por muchos los mejores astrónomos que habitaron el planeta Tierra. En la plenitud de su civilización, descifraron los movimientos de los astros y de los ciclos por los cuales pasaría nuestra Vía Láctea y nuestro Planeta. Comprendieron que el funcionamiento del Universo está regido por las matemáticas, y que los sistemas solares y galácticos que conforman nuestra Vía Láctea están todos sincronizados entre si.
   Los Mayas nos legaron más de diecisiete calendarios. Uno de ellos abarca desde el comienzo del ciclo actual (que es donde ellos vivieron) hasta su término, y para comprenderlo es preciso antes entender el funcionamiento de nuestra Vía Láctea, para lo cual, es bueno tener presente la segunda de las Siete Leyes Universales, escrita en el Kybalion por Hermes Trimegistro, la Ley de Correspondencia: “Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”. Y veremos como desde nuestro planeta hacia el macro cosmos, se va repitiendo el mismo funcionamiento de los astros en forma de espiral que tiene como meta la evolución de todos sus seres.
   Nuestra Vía Láctea tiene más de 100.000 años luz y nosotros vivimos en un pequeño sector de ella, en un lugar llamado Sistema Estelar de las Pléyades que esta conformado por más de 1.400 estrellas y por más de 25.000 planetas en tercera, cuarta, quinta, sexta y séptima dimensión. Todos sus habitantes conforman algo que es llamado "La Gran Confederación de los Espacios Interestelares de Pléyades", incluyéndonos a nosotros.
   Todos los sistemas solares tienen ciclos con un comienzo y un fin. El nuestro tiene un ciclo que dura aproximadamente 26.000 años. En éste tiempo, nuestro Sistema Solar da una vuelta completa alrededor de Alción. Alción es el Sol de las Pléyades y si lo vemos desde un punto de vista geográfico, es el Sol Central de nuestra Vía Láctea.
   A su vez el Sistema Estelar de las Pléyades tiene otro ciclo de aproximadamente 104.000 años llamado cuadrante estelar, donde el Sistema Estelar de las Pléyades da una vuelta completa alrededor de “Hunab Ku”, denominado “Sagitario A” por la astronomía, que es el agujero negro (o túnel de gusano) más grande de nuestra Vía Láctea y también es el Centro Galáctico, porque toda nuestra Vía Láctea, se expande desde él como punto central.
   De la misma manera que nosotros tenemos noche y día, esto también ocurre en la Vía Láctea. Hace aproximadamente 25.920 años finalizó un ciclo en el Sistema Solar, llamado “La Noche Galáctica”, ya que en ese momento nos comenzábamos a acercar a Alción, como sucede al concluir el invierno en nuestro planeta con respecto a nuestro Sol. En éste final hubo un reacomodamiento del eje que duró muchos años y las placas tectónicas del Planeta fueron acompañando ese movimiento, lo que trajo aparejado el hundimiento de Mu (mal llamada Lemuria). Y la lentitud con la que éste continente se fue hundiendo, les dio tiempo a todos sus habitantes de partir hacia nuevos rumbos.
   Mu era un continente situado en el Océano Pacífico, del cual queda Japón, Isla de Pascua y las islas de La Polinesia, y al hundirse, hace aproximadamente 25.920 años, nuestro sistema Solar y nuestro Planeta con todos sus habitantes, protagonizaron el  comienzo de una nueva era en “El Día Galáctico”, llamada “Era dorada de la Atlántida”.
   La Atlántida era un continente situado en el Océano Atlántico ubicado entre América, África y Europa. Y en éste ciclo, al estar nuestro Sistema Solar más cerca de Alción, hizo que los atlantes fueran una civilización muy avanzada científicamente en sus comienzos.
   Para finales de éste ciclo, hace aproximadamente 12.960 años, hubo un nuevo reacomodamiento del eje que duró aproximadamente unas veinte horas  y las placas tectónicas del Planeta acompañaron ese movimiento, lo que produjo el hundimiento repentino de la Atlántida. Y esto es lo que conocemos como el diluvio universal, escrito en la Biblia, en el Koran y muchos más libros de diferentes religiones. Lo cual dio comienzo a la era de nuestra actual civilización.
   Éste ciclo de 26.000 años se divide a su vez en 5 ciclos de 5.200 años, según nuestro calendario:
1- Mañana Cósmica: Es una etapa de gestación. El Sistema Solar acaba de dejar la oscuridad para entrar en la luz.
2- Mediodía Cósmico: Es un período de desarrollo muy fuerte. La influencia del Centro Galáctico es muy marcada.
3- Tarde Cósmica: La fuerza del Sol Central comienza a mermar.
4- Atardecer Cósmico: Representa la toma de conciencia acerca de lo que se ha hecho. La noche está próxima.
5- Noche Cósmica: Es la oscuridad que precede a un nuevo renacer, el último eslabón, anterior a otros nuevos 5 ciclos.
   Aproximadamente cada 5.200 años gregorianos, nuestro Sol sufre fuertes alteraciones, con erupciones de viento solar y manchas enormes. Cuando esto ocurre, el ser humano debe estar alerta porque es un presagio de cambio muy marcado al nivel de su Conciencia. Y es exactamente lo que está sucediendo en éstos años.
   Sobre el final de cada ciclo de 26.000 años Hunab Ku emite un potentísimo rayo de Luz que sincroniza todos los planetas, iluminando por completo la Vía Láctea. Éste rayo comenzó a irradiar Conciencia en 1.999 y a medida que nos fuimos acercando al 2.012, sus rayos alfa y gama se fueron incrementando en gran medida. Es un momento evolutivo sin precedentes, con la posibilidad de definir nuestro futuro. Es una Energía que aumenta y acelera la vibración de toda la Vía Láctea, transformando las emociones y los pensamientos del hombre, produciendo en él un Despertar de Conciencia para conducirlo a una mayor perfección. Si bien también están desencarnando muchas personas que no pueden dar éste cambio de mentalidad, muchos nos inclinamos a comprenderlo y a tomarlo como un escalón a subir, una gran oportunidad para evolucionar. La humanidad tendría la gran posibilidad de regenerarse Espiritualmente, elevando su Conciencia. Podría tener lugar el verdadero progreso, tan buscado en las disciplinas científicas, unido al surgimiento de una profunda y renovada Espiritualidad con nuevos conocimientos.
   Los Mayas vaticinaron también que por estos tiempos las palabras de sus sacerdotes serían escuchadas como una especie de Guía para el Despertar de la Conciencia, y lo cierto es que la "oleada Maya" ha ido creciendo en forma exponencial en esta época, basta ver la cantidad de libros y páginas en Internet sobre el tema para darnos cuenta de que la "vuelta" está instalada definitivamente.
   El final de éste ciclo de 5.200 años donde pasamos de la Noche Cósmica a la Mañana Cósmica, del ciclo de 26.000 años donde nuestro Sistema Solar finalizó su vuelta alrededor de Alción y del ciclo de 104.000 años donde el Sistema Estelar de las Pléyades concluyó su vuelta alrededor de Hunab Ku, sucedió en el solsticio de invierno del hemisferio norte del año 2.012 para dar comienzo al nuevo ciclo.
   El 21 de Diciembre del 2.012 a las 5,11 Hs. del meridiano de Greenwich, se ubicaron en una misma línea el Planeta Tierra, el Sol, Arcturus Antares, Alción, Sirio, Hunab Ku y otro sistema solar llamado Fuente Omnigaláctica. Cuando todos los sistemas estuvieron alineados Hunab Ku irradió su rayo sincronizador a su máxima potencia hacia toda la Vía Láctea para dar comienzo a la Nueva Era. En ese momento, el sector del Planeta Tierra que estuvo alineado hacia estos sistemas solares y al rayo sincronizador en su momento máximo de potencia irradiada, fue la más importante y mayor pirámide de la península de Yucatán, Chichén Itzá.